Amor por los animales, aprendiendo de mi perro

El amor por los animales nunca llega solo.  Jamás había sido amante a los animales;
hasta el día en que mi hija me pidiera un perro para su cumpleaños y el sueño de ella se hizo realidad.

llegó a nuestra casa esta hermosa perra con un comportamiento poco conocido por mi,
les puedo decir en pocas palabras que se comportaba como una loca desquiciada que quería
romper todo, comerse todo y romperlo todo.

Por momentos queríamos salir de ella y de momento queríamos que saliera en nuestras fotos familiares. Luego de estar con nosotros por un año, esta perra alocada enfermó de unas hemorragias recurrentes. Comenzó a alejarse de todos en la familia, se escondía, no comía y sentíamos que moriría.

Su enfermedad tocó profundamente nuestro corazón en especial el mío. Luego de haber estado 3 días hospitalizada, la inquieta perra se recuperó y la fuimos a buscar llenos de alegría.

Luego de esta enfermedad, su comportamiento en la casa era otro. Estaba feliz de que la devolviéramos nuevamente a su casa, su rostro mostraba un profundo deseo de agradecimiento por haberla sacado de la muerte a la vida.  Esta perra ahora nos reconocía como parte de su familia.

 

 

 

¿Es difícil amar a los animales?

No, no lo es. Amar a los perros es posible porque ellos son igual de sensibles y frágiles que tu en cuanto a la salud, al trato y al amor que eres capaz de demostrar. Es imposible vivir en este mundo, sin reconocer que cada experiencia vivida con ellos nos enriquece y nos permite cosechar nuevas experiencias, como la vivida por mi con esta inquieta perrita.

Los Perros son vulnerables 

Cuando veo a la perrita ahora, menos alocada y menos inquieta, puedo observar que los animales son tan vulnerables como nosotros; cuando ellos son “puppies” o “cachoritos” son tan inquietos como nuestros niños.

Reconocen tu casa y tu familia como suyas

Tan pronto esta perra cumplió su primer año, comenzó a reconocernos como familia y como su casa. de la misma manera que la extrañamos nosotros cuando estamos lejos de ella.

 

Los Perros se alejan cuando tienen problemas

Algo que yo experimente con mi perra era el hecho de que ella comenzó a alejarse de nosotros a medida que estaba más enferma.  Ella no se sentía apta ni limpia para estar a nuestro alrededor y se escondía detrás de los árboles.

Esta conducta me conmovió grandemente, porque nosotros los humanos hacemos lo mismo cuando tenemos problemas, lo primero que pensamos es alejarnos cuando enfrentamos situaciones difíciles que no queremos compartir.

 

Los perros se convierten en un compañero

Nunca estas solo si tienes un perro contigo. Por más trabajo que te ocasionen, por más inquietos  imprudentes y alocados que sean, no cabe duda que el perro es un buen compañero cuando estas solo y necesitas sentirte protegido, ellos te quitan esa ansiedad y sensación de soledad y miedo.

 

Alimenta tu amor hacia ellos

Como cristianos, debemos reconocer que las nuevas experiencias que nos trae la vida, como la que yo experimente con mi perra, son para permanecer en un constante aprendizaje.  El vivir en amor y reconocer que el amor aun a los animales es necesario en la vida de cada ser humano nos hace ver la vida en una perspectiva distinta.

Algo que no debemos olvidar es que nunca debemos sustituir el amor de un ser humano, ocupándolo con un perro u otro animal.  Ellos no son iguales a nosotros, eso es algo que debe estar claro, sin embargo debemos sentir respeto, amor y misericordia hacia ellos.

El amor que ellos nos dan es un amor que tiene la capacidad de transformar y de enseñarnos día a día a ser compasivos  permitiéndonos ser más sensibles hacia el cuidado de los demás.

 

 

Leave a Reply